Institute for Justice and Democracy in Haiti

Carta Abierta de la Comunidad de Fe sobre la Decision de la Corte Constitucional Dominicana

10/25/2013

Estimado amigo,

Si usted es un miembro de una organización de la fe, por favor, considere agregar el nombre de su organización a la carta ( pegada abajo) es de nuestros amigos en el Servicio Mundial de Iglesias, expresando su profunda preocupación por la reciente sentencia del Tribunal Constitucional Dominicano que negaría la ciudadanía a cuatro generaciones de dominicanos de ascendencia haitiana.

Si su organización está dispuesta a firmarla, favor confirmen su asistencia a Fran Quigley, quigley2@iupui.edu , el Miércoles 30 de octubre es fecha límite.Si lo desea, puede incluir copias de los logos de su organización para su inclusión en la carta.

El hecho de que estemos pidiendo que se unan a la iniciativa de la Church World Service es un primer paso muy interesante para un proyecto más grande.Fran Quigley, un abogado y profesor de los Derechos Humanos , escritor y defensor IJDH (Instituto para la Justicia y Democracia en Haiti), es líder en el desarrollo de una red de grupos religiosos que participan en la promoción sistemática de la justicia y los derechos humanos en Haití. Otros participantes incluyen a nuestros amigos y colaboradores en el Programa de Hermanamiento de la Parroquia de las Américas (Parrish Twinning Program of the Americas) de las Américas , la Fundación What If?, y la Red de Solidaridad de Haití del noreste , así como el IJDH y el Bureau des Avocats Internationaux (Buro de Internacional de Abogados en Haiti.

La red se basa en la premisa de que el servicio de las “organizaciones basadas en la fe” a los pobres de Haití les da autoridad única y la perspectiva de hacer peticiones de justicia. Al unir nuestras voces, podemos tener un impacto real en las decisiones que afectan la capacidad sistemática para los haitianos de acceder al agua potable, alimentos suficientes, el trabajo que les impide salir de la pobreza, y un gobierno responsable . La red proporcionará recursos para los partidarios de Haiti en los Estados Unidos de aprender sobre los desafíos políticos e institucionales para la justicia y la democracia en Haití. Ese programa incluirá periódicamente la oportunidad de actuar en apoyo a nuestros hermanos y hermanas de Haití .

Una página web se creó para albergar a esos recursos, y nos va a enviar alertas mensuales a esas oportunidades para tomar medidas. Si desea asegurarse de que recibe las alertas y acceso a los recursos , por favor escriba su nombre, organización y dirección de correo electrónico a Fran en quigley2@iupui.edu .

Mesi anpil ,
Brian

Declaración de las comunidades de fe en repuesta a la sentencia de la Corte Constitucional Dominicana que niega la ciudadanía a cuatro generaciones de dominicanos de ascendencia haitiana

10 de octubre 2013

“Hablemos por los que no pueden hablar, por el derecho de todos los destituidos hablar, juzgar con integridad, defender los derechos de los pobres y necesitados. “. – Proverbios 31:8 , 9

Nosotros representamos a iglesias, a grupos interconfesionales y a las organizaciones basadas en la fe con una larga presencia en la República Dominicana.Como comunidades de fe , expresamos profunda preocupación por la decision judicial del 23 de septiembre de la Corte Constitucional Dominicana, declarando que los hijos de todas las personas “en tránsito” en el país desde 1929 no son dominicanos . La decisión afecta especialmente a los dominicanos de ascendencia haitiana, lo que potencialmente les despojen de su nacionalidad, y que los pone en riesgo de ser  un pueblo sin patria / o sujetos a la deportación.

Los ciudadanos dominicanos de ascendencia haitiana son a menudo entre los más pobres de los pobres. Son los hijos, nietos y biznietos de los haitianos que cruzaron la frontera en busca de una vida mejor, y de los trabajadores migrantes contratados por el gobierno dominicano para ayudar a recoger la de caña de azúcar y otros cultivos. Ellos han ayudado a construir la riqueza de las comunidades, trabajaron en las tareas más difíciles, y ha contribuido enormemente a la sociedad dominicana y la economía . Estos ciudadanos dominicanos durante generaciones se han integrado plenamente en la sociedad dominicana y hace tiempo que han perdido todos los lazos con Haití.

Como iglesias que trabajamos y vivimos en en el país y que acompañamos a esta población, hemos observado directamente el impacto de esta hostilidad creciente:

  • Hemos visto el efecto de la discriminación y el abandono experimentado por los dominicanos de ascendencia haitiana, fuimos testigos de su marginación económica y social en los bateyes (plantaciones de azucar), y observamos la discriminación racial en su vida personal y el dominio público.
  • Hemos observado el impacto en esta población de la incapacidad del gobierno dominicano de cumplir con la decision del 2005 de la Corte Interamericana que pedía la restitución de documentos de nacimiento retenidos a los dominicanos de ascendencia haitiana. Esta inercia ha empoderado a algunos elementos a ser más vocal en sus sentimientos anti-Dominico-Haitiano, haciendo que los dominicanos de ascendencia haitiana viven con el miedo de la xenofobia y el racismo en su propio país.
  • Hemos tomado nota de que, desde 200, las resoluciones adicionales de la Junta Central Electoral Dominicana han autorizado a las oficinas de registro civil a retener los certificados de nacimiento, y la confiscación de documentos de identidad y pasaportes de los dominicanos de ascendencia haitiana, simplemente debido a su ascendencia . Cientos de dominicanos han vivido en el limbo desde entonces, ya que sin sus documentos no son capaces de ir a la escuela, acceder a los servicios médicos, abrir cuentas bancarias , casarse, o hacer compras necesarias. Muchos de estos dominicanos de ascendencia haitiana desnacionalizados son jóvenes quienes esperan su documentación con el fin de reconstruir sus vidas.
  • Hemos escuchado los testimonios de los ciudadanos dominicanos que han sido deportados a Haití a causa de su piel oscura.
  • Hemos sido testigos del intento realizado por las instituciones del gobierno dominicano de despojar a Sonia Pierre, defensora de los derechos humanos y líder del Movimiento de Mujeres Dominico -Haitianas de su ciudadanía como ella valientemente lucha por los derechos de nacionalidad y ciudadanía de la población dominico haitianasean respetados.

Esta última sentencia del Tribunal Constitucional Dominicana empeorará dramáticamente la situación ya injusta de discriminación y marginación económica . La aplicación retroactiva es ilegal según el derecho internacional y viola varios artículos de la Constitución Dominicana en sí. ACNUR, el UNICEF y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos han lamentado esta decisión del Tribunal y hacen una llamada al gobierno de la República Dominicana de garantizar que se respete el derecho humano fundamental a la nacionalidad.

Rogamos al gobierno dominicano que garantizen que se tome todas las medidas necesarias para salvaguardar los derechos de nacionalidad y ciudadanía de los Dominco-haitianos. Esto incluye garantizar que los ministerios pertinentes adelanten el procesamiento del atasco existente en la expedición de certificados de nacimiento y documento nacionales de identitad de los dominicanos de ascendencia haitiana nacidos antes de enero de 2010, cuyas nacionalidad dominicana está protegido tanto por las leyes dominicanas como por las convenciones y firmado por su gobierno.

Como personas de fe, no podemos quedarnos callados viendo como una sección entera de la comunidad se deshumaniza, simplemente por el color de su piel y de su patrimonio cultural. Jesucristo dio la bienvenida a todos en la comunidad amada , y no podemos honrar y seguir a nuestro Señor y Salvador guardando silencio frente a tal injusticia extrema.

Contact IJDH

Institute for Justice & Democracy In Haiti
15 Newbury Street
Boston, MA 02116

Telephone: (617) 652-0876
General Inquiries: info@ijdh.org
Media Inquiries: media@ijdh.org

Givva
Use Giving Assistant to save money and support Institute for Justice and Democracy in Haiti Inc.